convertir un disco duro interno en externo
Novedades

Cómo convertir un disco duro interno en externo

Aquí te vamos a enseñar todo lo que necesitas saber para convertir un disco duro viejo en un disco externo.

Has actualizado el disco duro de tu ordenador, y te has quedado con este viejo y aparentemente inútil disco duro. No lo tires.

Vas a necesitar muy poco esfuerzo para convertir tu disco duro viejo (o nuevo) en la unidad externa perfecta para almacenar tus archivos adicionales. Veamos cómo puede eliminar el polvo de esos viejos discos y ahorrar dinero en el proceso.

¿Por qué convertir un disco duro viejo en un disco externo?

En primer lugar, si ya tienes una unidad de disco a mano, es extremadamente barato utilizarla como unidad externa, ya que el coste mayor (la unidad) ya está asumido y el coste menor (la carcasa) es trivial en comparación. Aunque no te consideres un gran entusiasta del hardware, es muy probable que tengas unos cuantos (o más) discos duros por ahí (nosotros tenemos unos cuantos en nuestros cajones).

En segundo lugar, tienes el control sobre la calidad y las especificaciones de la unidad. Es un secreto no tan secreto en la industria del hardware que los discos duros externos rara vez tienen unidades de calidad superior, e incluso si te gusta la compañía a la que vas a comprar tu disco externo de serie, eso no significa que vayas a obtener la flor y nata del diseño de discos en el proceso.

Si utilizas uno de tus viejos discos duros, o incluso si compras un nuevo disco interno virgen para este proyecto, sabrás exactamente lo que tienes.

En tercer lugar, si tienes una unidad con datos que quieres recuperar, puedes utilizar fácilmente tu carcasa externa para montar el disco duro y recuperarlo. Sí, podrías montar la unidad internamente en tu ordenador de sobremesa, pero es un poco más lento y puede ser imposible en algunas máquinas. Y, en la mayoría de los portátiles, es imposible añadir una unidad interna adicional.

Por último, obtendrá más valor a largo plazo al usar tu unidad externa, ya que se puede utilizar cualquier unidad dentro de la carcasa. Cuando se adquiere una unidad externa estándar, la carcasa está acoplada a su unidad (a veces incluso literalmente soldada).

No se puede abrir el Western Digital MyBook e introducir cualquier unidad de disco, pero con una carcasa de disco externo de terceros sí se puede. Así, cuando quiera actualizar su disco externo, lo único que tiene que hacer es cambiar la unidad interior, en lugar de comprar un producto completamente nuevo.

Con todo esto en mente, echemos un vistazo a las consideraciones sobre la selección de unidades, las consideraciones sobre la selección de carcasas y, por último, cómo se combina todo.

Como seleccionar la unidad de disco duro que necesitamos

Tanto si eliges entre un montón de discos viejos que acumulan polvo en la estantería de tu oficina, como si te planteas comprar uno nuevo para la tarea, hay algunas cosas que debes tener en cuenta. Le sugerimos que lea esta sección dos veces.

Una vez para ayudarle a decidir qué unidad va a utilizar, y otra vez para anotar las especificaciones pertinentes de esa unidad antes de pasar a la siguiente sección de la guía que se centra en la compra de la caja.

Analizar el estado de la unidad que queremos utilizar

Esta es la principal consideración a la hora de reutilizar un disco duro antiguo: la salud de la unidad. Obviamente, si sacaste el disco viejo de una máquina porque tenía problemas serios, como un cabezal que estallaba u otros problemas, entonces no deberías ni siquiera considerar usarlo como disco duro externo.

Incluso si su disco no tiene problemas, debería definitivamente comprobar la configuración de SMART, puedes hacerlo con un software especializado como CrystalDiskInfo (gratis) es un proceso similar a la comprobación del historial de salud de su disco duro.

Si ves que la unidad tiene muchas banderas rojas, como miles de sectores defectuosos, deberías considerar usar otra unidad de repuesto o comprar una nueva para la carcasa.

Estado de Salud del Disco

Factor de forma o tamaño del disco duro

Los discos duros vienen en dos tamaños. Los discos duros mecánicos y los híbridos mecánico/SSD para ordenadores de sobremesa tienen un factor de forma de 3,5″, y son del tamaño de un libro de bolsillo.

Son más grandes que los discos del tamaño de un ordenador portátil, pero también son más baratos por la cantidad de memoria que se puede meter.

También requieren una fuente de alimentación externa, lo que significa que tendrás que enchufar el disco externo resultante a la pared.

Diferentes factores de forma

Los SSD y las unidades mecánicas de tamaño para portátiles están disponibles en un factor de forma de 2,5″. La ventaja de usar una unidad de 2,5″, como es de esperar, es el tamaño: las unidades de 2,5″ tienen el tamaño de un smartphone. Además, la mayoría de las carcasas de 2,5″ no requieren alimentación externa, por lo que sólo tienen un cable, el que se conecta al ordenador. No se necesita una toma de corriente ni un voluminoso enchufe transformador.

La desventaja de utilizar una unidad de tamaño de portátil es que las unidades de factor de forma de 2,5″ suelen ser de menor capacidad (o mucho más caras si son de mayor capacidad), y a diferencia de las unidades de 3,5″ que tienen una altura fija, las de 2,5″ pueden tener 7 mm, 9,5 mm y 12,5 mm de altura.

Velocidad y capacidad de las unidades

Dado que probablemente conectaras tu unidad por USB, la velocidad de la unidad no supondrá una gran diferencia en el rendimiento. Técnicamente, las unidades de mayor RPM tendrán una ligera ventaja sobre las conexiones USB 3.0 (especialmente para buscar y escribir toneladas de archivos pequeños), pero para la mayoría de la gente la diferencia es probablemente insignificante cuando se incluyen todos los factores del mundo real, como las variables introducidas por el tamaño de los archivos, cuántos dispositivos están conectados a cada raíz USB del ordenador, etc.

Sin embargo, la velocidad de la unidad es un factor que influye en el desgaste de la misma, ya que las unidades más rápidas generan más calor, para prolongar la vida puedes optar por un disco duro con una velocidad de rotación baja (como 5.400 RPM) y omitiendo las unidades con velocidades de rotación más altas (como 7.200 y 10.000 RPM).

Si la unidad se utiliza con poca frecuencia, por ejemplo, si sólo se enciende para hacer copias de seguridad de archivos una vez al mes, la distinción de la velocidad de la unidad (y el calor resultante) es un punto irrelevante. Si piensa utilizar la unidad de forma continua, opte por una unidad más lenta.

Ahora, en cuanto a la capacidad de la unidad, sólo hay una limitación real a tener en cuenta. Las carcasas USB 2.0 más antiguas no tienen el hardware/firmware necesario para admitir unidades de mayor tamaño, por lo que es mejor combinar una unidad de gran tamaño (2TB+) con una carcasa más reciente.

Interfaz de la unidad

Hemos dejado esta consideración para el final porque, para la mayoría de la gente, ya no es una consideración importante. Los discos duros se conectan al interior de un ordenador mediante un tipo de conexión PATA o SATA.

Interfaz de disco duro

Las conexiones PATA (también conocidas como IDE) dominaron el mercado de los discos duros desde mediados de la década de 1980 hasta alrededor de 2005, y tenían un tipo de conector ancho que se asemejaba a un cable de impresora, como se ve en la imagen de arriba – nótese el gran adaptador de corriente estilo molex en el extremo derecho. SATA, introducido en 2003, es ahora el tipo de conexión dominante y cuenta con un puerto muy fino en forma de L, que se ve encima del disco duro PATA de arriba. Los datos se transfieren al punto de conexión pequeño en forma de L, y la energía se transfiere a través del punto de conexión más grande en forma de L.

Lo más probable es que tengas una unidad SATA, a menos que sea una unidad muy antigua (o una unidad más nueva utilizada en un ordenador muy antiguo). Pero comprueba tu disco y compáralo con la imagen de arriba antes de ir a buscar una carcasa.

Que carcasa elegir para tu disco duro

Una vez que haya identificado los elementos relevantes de su disco duro, es el momento de elegir una carcasa compatible. Aunque las carcasas de los discos duros externos suelen ser bastante sencillas, hay un puñado de consideraciones que recomendamos tener en cuenta al comprar. Aunque nuestro objetivo es educarle como consumidor para que pueda seleccionar sólo la caja adecuada a sus necesidades, no le dejaremos colgado: en esta sección incluimos enlaces a cajas específicas que recomendamos.

Interfaz interna y dimensiones de la unidad

Como lo comentamos en la sección de interfaz de la unidad. Al comprar una carcaza o enclosure para un disco duro externo, lo primero que hay que tener en cuenta es elegir una bahía cuya interfaz coincida con la interfaz y el tamaño de la unidad. Es decir si tienes un disco duro de portátil de 2,5″ con interfaz SATA necesitaras una carcasa 2,5″ compatible con SATA o si tienes una vieja unidad de escritorio de 3,5″ con una interfaz PATA necesitaras una carcasa 3,5″ compatible con PATA.

Por último, aquellos que compren carcasas para una unidad de disco de 2,5″ para portátiles deberían tener más en cuenta el mencionado problema de la altura de la unidad. Compruebe la letra pequeña de su caja para ver si la caja admite unidades de 12,5 mm de altura, unidades de 9,5 mm de altura, unidades de 7 mm de altura o todas o alguna de las anteriores. Afortunadamente, las unidades de 12,5 mm son bastante raras, y casi todas las cajas de 2,5″ funcionan con unidades de 9,5 mm y 7 mm de altura.

Interfaz externa

En segundo lugar está la adecuación de las interfaces externas. ¿Quiere conectar disco duro externo a través de USB 3.0? ¿FireWire? ¿Un puerto eSATA (que es muy rápido, pero no está disponible en muchos ordenadores)?

Interfaz Externa

En la imagen de arriba puedes ver una variedad de tipos de interfaz comunes: a la izquierda tenemos una carcasa de 2,5″ con un conector micro-B, en el centro tenemos una robusta carcasa metálica USB 2.0 que tiene una conexión USB 2.0 tipo B, y finalmente una carcasa de 3,5″ más reciente a la derecha que tiene una conexión USB 3.0 tipo B. Ten en cuenta que ambas unidades de 3,5″ tienen un puerto de alimentación; como hemos señalado anteriormente, se necesita más energía para hacer funcionar las unidades de tamaño de escritorio.

Por encima de todo, comprueba las especificaciones de la carcasa que vas a comprar para asegurarte de que obtienes exactamente lo que necesitas: esa carcasa barata puede parecer una gran oferta hasta que te das cuenta de que es tan barata porque sólo es USB 2.0.

Material de la carcasa

Las carcasas de los discos duros están disponibles en dos materiales: plástico y metal. Para un uso infrecuente y de corta duración, el material del que está hecha la caja no importa mucho. Pero para las unidades externas que se van a utilizar mucho (especialmente si piensas dejarlas encendidas todo el día), es imprescindible una construcción metálica que convierta la carcasa en un gran disipador de calor para el disco duro. El calor es el enemigo de todos los aparatos electrónicos, y cualquier cosa que pueda hacer para mantener fresco su disco duro merece la pena.

Por último, te animamos a no malgastar el dinero en carcasas de discos duros «reforzadas». Acabas pagando un plus por un parachoques de goma o alguna protección extra dentro de la caja. Y, en realidad, ¿qué posibilidades hay de tirar el disco al suelo en primer lugar?

En lugar de pagar más por una unidad reforzada, basta con buscar en Amazon una funda acolchada para colocar la unidad antes de meterla en la mochila o el maletín. Puede encontrar cientos de sencillas fundas acolchadas para discos duros externos de todos los tamaños por menos de diez dólares.

Otras Alternativas: Estación de acoplamiento y cable de conexión SATA/PATA a USB

En el arsenal de hardware de todo geek hay un lugar especial para una estación de acoplamiento o cables de conexión de interfaz de disco duro a USB, sería negligente por nuestra parte no mencionarlo. Aunque una carcasa adecuada es ideal para un uso prolongado, a veces uno sólo quiere introducir y extraer los discos para una lectura o copia rápida. Mejor aún, Las buenas bases también admiten varios tamaños de discos duros y a menudo incluyen funciones como la copia con un solo toque si quieres clonar el disco.

Dock de disco duro

En estos casos, ¿quién quiere ocuparse de desmontar la carcasa del disco duro para sustituir la unidad? Con un cable de conexión, sólo tienes que enchufarlo directamente, y con un dock, puedes colocar la unidad como una tostada en una tostadora. Lo que les falta a estas soluciones en cuanto a la protección de la unidad (generalmente no encierran los circuitos en la parte inferior ni protegen la unidad de todos modos) lo compensan con la velocidad de uso y la facilidad de sustitución de la unidad.

El resultado final

A fin de cuentas, no tengas miedo de gastar más en mejores prestaciones, porque el tiempo es oro. La diferencia entre el viejo modelo USB 2.0 de una compañía con características obsoletas y su nuevo modelo mejorado con conexión USB 3.0, soporte para discos grandes y más, es casi siempre un poco más. En caso de duda, compra sólo el modelo más nuevo y no caigas en la trampa de decirte «Bueno, estos parecen idénticos, y es más barato…». Te odiarás a ti mismo por haber escatimado cuando la descarga de todos tus archivos de películas en el disco externo te lleve tres horas más.

Paso final: colocar el disco dentro de la carcasa

Una vez que haya aprendido los entresijos de los discos duros externos y haya comprado la carcasa adecuada, el resto es muy fácil. Si tiene una carcasa sin herramientas o sin ellas, literalmente sólo tiene que abrir la carcasa a presión (como si abriera el compartimento de la batería de un dispositivo electrónico) y deslizar el disco duro dentro.

Carcasa modelos

En la foto de arriba puedes ver dos carcasas sin herramientas: gracias al diseño compacto de las conexiones de datos y alimentación SATA, puedes literalmente abrir estas carcasas a presión, deslizar la unidad hasta que encaje en su sitio y volver a encajar la tapa. Boom. Hecho.

Si tu caja tiene tornillos, hay dos que mantienen la caja unida y, al igual que la jaula del disco duro de su ordenador, cuatro tornillos para montar la unidad. Como mucho, necesitarás un destornillador Philips y unos sesenta segundos más para instalar la unidad.

Por último, le ahorraremos un poco de pánico. Si has comprado una unidad nueva para este proyecto, cuando conectes la caja a tu ordenador por primera vez, verás… nada. El disco aún no está formateado, por lo que su sistema operativo lo ignorará hasta que usted haga algo. En estos casos necesitará asignar y formatear el disco con el Administrador de discos de Windows, en el caso de Mac utilizando la Utilidad de Discos en OS X, o utilizando una herramienta como Gparted en Linux. Después de eso, la unidad debería tener el mismo aspecto que cualquier otra unidad.

Ahora esa vieja unidad no está acumulando polvo, te has ahorrado un buen diner en el proceso y tienes una carcasa que sobrevivirá al disco duro que le pusiste.

También te pueden interesar

También te podría interesar

Menú