Qué hacer si un disco duro se calienta
Novedades

Qué hacer si un disco duro se calienta

Un fallo informático paraliza su negocio. Casi todos los empleados realizan todas sus actividades en un puesto de trabajo con ordenador.

Perder el acceso a su ordenador, incluso durante una hora, puede suponer una enorme pérdida de ventas e ingresos diarios.

Relacionado: Porque el disco duro esta al 100% de uso

Debería esperar que su ordenador funcione sin problemas, todo el tiempo. Pero lo que la mayoría de la gente no sabe es que la pieza más importante de cualquier ordenador no es la tarjeta WiFi, ni la pantalla, ni siquiera el teclado: es el disco duro, que está escondido en lo más profundo del funcionamiento de su ordenador.

Es increíblemente importante asegurarse de que el disco duro está protegido y se mantiene durante toda la vida útil del ordenador. Si no lo mantiene, podría fallar y llevarse todos sus datos.

¿Cuáles son los síntomas de un disco duro sobrecalentado?

El sobrecalentamiento es uno de los problemas más comunes que la gente tiene con sus discos duros. Es importante que los propietarios de ordenadores se den cuenta de que el sobrecalentamiento es algo más que un inconveniente menor. Los estudios demuestran que un disco duro caliente es un precursor de un fallo del disco duro.

El fallo del disco duro hace que la gente pierda todos sus datos, especialmente si no tiene un procedimiento de copia de seguridad adecuado. Cuando un profesional pierde todos sus datos, esto puede hacer retroceder enormemente a un negocio. El sobrecalentamiento es algo fácil de diagnosticar: la carcasa de tu ordenador portátil o de tu ordenador puede estar caliente al tacto. Otros signos reveladores de un fallo informático inminente son:

  • Retraso considerable en el arranque o acceso lento a los archivos
  • Ruidos extraños, especialmente chasquidos fuertes
  • Ventiladores que funcionan más tiempo y más fuerte de lo normal
  • Los datos desaparecen o se corrompen
  • La «pantalla azul de la muerte».

¿Cuáles son las causas del sobrecalentamiento de los discos duros?

El calor hace que los discos duros se sobrecalienten. Las razones más comunes para que los discos duros generen calor extra incluyen:

  • Bloqueo del flujo de aire – El aire tiene que ser capaz de fluir en el ordenador para que los ventiladores puedan hacer su trabajo. Asegúrese de que su ordenador está situado en un lugar en el que nada bloquea la entrada de aire a las rejillas de ventilación.
  • Mal funcionamiento de los ventiladores – Cuando un ventilador se ensucia, tiene que trabajar más para mantener una temperatura adecuada y hace que su disco duro se sobrecaliente. Limpie los ventiladores cada tres o seis meses.
  • Polvo – El polvo no sólo bloquea el flujo de aire, sino que también aísla los componentes que necesitan ser enfriados por los ventiladores. El polvo es su enemigo: coloque su ordenador en un lugar que sea fácil de mantener limpio y libre de polvo.

¿Qué debo hacer si empiezo a notar los síntomas?

Si está leyendo este artículo, es muy probable que su disco duro esté al borde del colapso. Entendemos y sentimos su dolor. Así que le recomendamos hacer lo siguiente:

  • Almacenamiento en la nube – El sobrecalentamiento y el fracaso de su disco duro es menos probable si usted tiene la mayor parte de sus datos está en la nube.
  • Realice una copia de seguridad si es posible – Siempre es una buena idea mantener una copia de sus datos en una ubicación secundaria en caso de que los pierda.
  • Servicios de recuperación de discos duros – Si su disco duro se ha sobrecalentado hasta el punto de no poder volver, existen empresas profesionales que se dedican a recuperar datos perdidos.

Cualquiera de estas opciones le ayudará a mantenerse protegido de un fallo inesperado; no espere a que ocurra para hacer un cambio.

¿Dónde debo ir si mi disco duro ya se ha estropeado y quemado?

Antes de tomar cualquier acción con respecto a tu disco duro te recomendamos leer estos artículos que de seguro te ayudaran a tomar la mejor decisión.

También te podría interesar

Menú